Los encargados de mantener calientes los bizcochitos.