La periodista y escritora Sandra Russo ofreció una charla sobre la comunicación desde una perspectiva de género, invitada por el Gabinete Interministerial de Género del Chaco, el sábado pasado desde las 8. La bienvenida estuvo a cargo del director de Casa de las Culturas, Carlos Erasmo Aguirre,  la subsecretaria de Participación Comunitaria y Género, Cristina Aboitiz, y la periodista Cristina Godoy.

El auditorio de Casa de las Culturas recibió con atención las definiciones que Sandra Russo brindó sobre patriarcado, perspectiva, comunicación y género. “El patriarcado es un dispositivo de poder, un sistema de castración tanto para mujeres como para hombres”, aseveró, por lo que llamó a sumarse a los presentes a la tarea cultural de la perspectiva de género.

Comunicar y compartir el mundo

Comenzó con el concepto de comunicación, sus inicios en la profesión y el rechazo hacia la figura tradicional del periodista: “Se ha vuelto un oficio en el que no se pueden expandir las propias ideas, y ha sido usado para mentir”. La esperanza la puso en las “personas con mente de cambiar las cosas”, en los interesados por trabajar la comunicación como vocación y en la vida cotidiana.

Russo argumentó su charla con el propósito de pensar la posibilidad de ser “dueñas y dueños de las propias palabras”; de analizar los discursos que pasan inadvertidos, ya que “el lenguaje es el caballo de Troya del machismo”.

La mirada política

“Me interesa que se empoderen los débiles de cualquier orden, no hay una lucha más importante que otra”, advirtió la periodista. Para ella es importante que los profesionales puedan forjar su enfoque o punto de mirada con el objetivo de la equidad entre personas, en general y no sólo desde un ámbito. Sandra Russo festejó los avances en perspectiva de género: “Hay tomas de conciencia que no tienen retroceso”.

La reflexión de la charla discurrió por el uso del lenguaje, para tener “la guardia alta ante los ignorantes con micrófono”. “La noción de género nos cambió la vida, manejamos conceptos novedosos ante tres mil años de lenguaje del patriarcado”. La autora del libro “Lo femenino” también se refirió al papel de los varones en la lucha feminista, y la función de las nuevas masculinidades. “El feminismo no es una cuestión de no querer a los varones, sino de no querer ser víctimas; se trata de una utopía transgeneracional”, señaló Russo.