Para Ana Iliovich la ciudad de Resistencia es un lugar conmovedor, aquí transcurrió parte de su exilio a finales de la década del 70, luego de pasar por el centro clandestino de detención La Perla, en Córdoba. “Esto de hablar del horror es decir lo que por años no se pudo escuchar, el relato de los sobrevivientes era insoportable”, dijo la autora de “El silencio. Postales de La Perla”, ante un público que no temió a las lágrimas.

En la presentación del libro estuvo acompañada por Peco Tissembaum, quien acompañó e impulsó a Ana a brindar testimonio ante la Conadep (Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas); el escritor Miguel Ángel Molfino; y su hermano Ernesto Iliovich. Este confesó haber leído varias veces el libro, y sumirse en la conmoción y el llanto en cada lectura, que le “imposibilitan un análisis objetivo”.

La actividad fue organizada por la Cátedra Libre de Derechos Humanos “Carlos Alberto Zamudio”. “Es un libro estremecedor para quienes atravesamos los mismos abismos”, fue la definición que eligió Molfino. Además se dio tiempo para reflexionar: “La sangre con letra entra”.

Entre 1976 y 1978, Ana Iliovich permaneció detenida en forma clandestina en el campo de concentración La Perla, emblema de la represión de la dictadura en Córdoba. Recuerda al Chaco como un renacimiento: “Fue el comienzo de recuperar el querer y que me quisieran, de disfrutar un atardecer en el Paraná”.

“Escribí este libro para los hijos, y para los otros, los que nos ayudan a salvarnos”, concluyó Ana.