Claudio Gabis llegó a Resistencia para ofrecer un concierto para melómanos bluseros, junto a Silencio Blues Trío recurrieron al género que nació en los 70′ y que no abandona el cauce de estos ríos. 

Claudio Gabis, otra estrella que brilló con su Blues en el Río

Claudio Gabis se presentó en la Casa de las Culturas de la ciudad de Resistencia donde actuó junto a Silencio Blues Trío y Pelo Blues en la primera presentación itinerante del Ciclo que el Festival Blues en el Río, habitualmente desarrolla luna a luna en la ciudad de Corrientes, en esta oportunidad y con el firme objetivo de seguir creciendo, la producción de este prestigioso festival unió fuerza con “Ruidos del Monte” y la colaboración de artistas y trabajadores del ámbito audiovisual, como Tomas Picchio, Siete Abismos DG (Corrientes) y Chedé Productora (Resistencia), demostrando que la pasión que despierta el blues entreteje las redes del desarrollo cultural, acortando distancias y uniendo orillas, al igual que nuestro río.

Por Andrea Núñez, para Blues en el Río

Apenas unos minutos pasada las 21:00, los chicos de SB3 abrieron el telón ante un auditorio colmado; tres temas de su clásico repertorio, encendieron al público que recibió,  con frenéticos aplausos, al Maestro Claudio Gabis cuando éste apareció en escena.

Ropa negra, guitarra roja y un cabello color luna que, bajo los efectos de las luces y del contexto musical, de a ratos se volvía azulado. Con la simpleza de los genios y la humildad de los grandes, Gabis  se posa al frente de la banda (local) sin más artilugios que la magia de sus manos dibujando acordes y el público no precisa más que eso.

Sin embargo, en las dos horas que duró el  show, Gabis repasó los temas más emblemáticos del blues y del rock nacional, relatando anécdotas de la historia que los vio nacer, que es también su propia historia.

Desde mediados de los ‘60 cuando los jóvenes efervecían con la música bit, los traje Mao y los flequillos, Claudio, que era apenas un adolescente ya buscaba su propio sonido y cuenta cómo, desde entonces se fueron sucediendo esos causales encuentros con todos nuestros ídolos, desde la formación de Manal, pasando por La Pesada del Rock y las grabaciones junto a Charly y Nito dando origen a “Vida” el primer disco de Sui Generis, su paso por Almendra y cómo se conoció con su primer gran aliado musical, Norberto Pappo Napolitano; relató cómo, reunidos en la mítica “Cueva de Pueyrredón” regenteada por Billy Bond,  empezaban a darle “letra nacional” y estilo argento a la música que revolucionaba al mundo y por supuesto, cada historia acompañó el repertorio poblado de hits, muchos de los cuales son de su autoría.

“No teníamos público, no le gustábamos a los jóvenes, a los adultos, a los pobres, a los ricos ni a las clase media, mucho menos a los militares” comenta Gabis con cierta nostalgia, nunca imaginamos tocar en salas como ésta, mientras invita a escena a “Pelo Blues” un excelente músico y cantante local que milita en el blues también desde temprana edad y que hace honor a la historia poniendo la voz en los temas que Gabis junto a los SB3 ejecutan como si hubieran actuado juntos los últimos 50 años.

Es que Gabis busca y genera eso: un ensamble perfecto entre los talentos locales con los que, en apenas unas horas previas, logra la armonía y la potencia que él mismo descubría cinco décadas atrás y que aún mantiene vigente.

“Un día me presentaron a Norberto, un pibe de 17 años con mal carácter que quería “tocar como yo” -comenta ante el público absorto y entusiasmado- “luego de un entrecruce de palabras, terminamos siendo muy amigos, ensayábamos todas las tardes  con obsesiva perseverancia ya que no había nadie más de quien aprender, hasta que a las 17, la madre del que ponía la casa, nos interrumpía para traernos el “nesquik”, la “droga” que dió inicio al rock” dice mientras ajusta el clavijero de su guitarra.

Entre relato, aplausos y risas, sonaron temas como “El Rock de la Mujer perdida” “Malas Condiciones”, “No Pibe”, “Desconfío” y “Jugo de Tomate Frío” y muchos más que el público acompañó con coros y palmas, sobre el final del show, algunos hasta se animaron a bailar.

“Un Manal entre nosotros” fue la premisa que surgió antes del show y Gabis demostró ser mucho más que la banda que lo vio nacer; su generosidad artística y calidad humana ensamblaron a la perfección con nuestros talentos locales, dejando un trazo azulado que marcará para siempre la vida de los que participamos del show, la historia se sigue escribiendo, su legado sin dudas perdurará y durante muchos años más  seguirá sonando su “Blues en el Río”.